jueves, 24 de marzo de 2016

Un elefante ocupa mucho espacio (cuento), de Elsa Bornemann

Este cuento pertenece a un libro que está titulado con el mismo nombre y fue prohíbido por la dictadura argentina de 1976. 

Cansado de la opresión, Víctor, el elefante, organiza una huelga general en el circo. Al principio, algunos animales dudan. El osito, que nació en el circo, señala que los hombres les dan techo y comida. El elefante le contesta "solo conoces el país de los hombres y no puedes entender, aún, la alegría de la libertad..." Esto definitivamente es así. Muchas veces se "naturaliza" la opresión. Como siempre fue así, no se pone en discusión. Cuando en verdad, nunca se debe aceptar un régimen opresivo.

El cuento menciona palabras/conceptos como trabajadores (en referencia a los animales del circo), delegado (el elefante actúa como un delegado sindical), huelga general (como medida de lucha). También se hace mención a que el dueño del circo se llena los bolsillos a costa de los animales/trabajadores y al concepto de libertad.

Además del contenido político que tiene el cuento, cuenta con unas expresiones muy interesantes en lo que respecta a lo estético. Por ejemplo, "Los primeros rayos de sol picaban como abejas zumbadoras sobre las pieles de los animales cuando el dueño del circo se desperezó ante la ventana de su casa rodante. El calor parecía cortar el aire en infinidad de líneas anaranjadas... (los animales nunca supieron si fue por eso que el dueño del circo pidió socorro y después se desmayó, apenas pisó el césped...)"

Recomiendo este cuento porque es una buena historia, muy bien contada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...