martes, 25 de febrero de 2020

Los paleolocos, de Rodolfo Otero

Uno de los temas que apasionan tanto a chicos y grandes son los dinosaurios. Creo que lo que nos llama la atención son dos cosas: el tamaño de esas criaturas y el misterio que hay en torno a su forma de vida y extinción. En la novela "Los paleolocos", de Rodolfo Otero, los protagonistas son dos familias que están unidas por el amor a la paleontología. Estas familias nos mostrarán cómo realizan su trabajo de campo en Neuquén, Argentina. 


El trabajo de campo que realizan los paleolocos ya de por sí resulta atractivo. Hay excavaciones, hallazgos, hipótesis. Pero si a eso le sumamos encontrar dinosaurios vivitos y coleando, mucho mejor. "¿Vivos?", preguntaría Susana Giménez. Y si lee la novela de Rodolfo Otero no quedará como la autora de uno de los grandes bloopers de la televisión. Porque, sí, Susana, están vivos. Ocurre que por alguna razón inexplicable, dentro de una cueva hay un especie de portal que te transporta a otra Era histórica. Eso sí, como en Jurassic Park, hay riesgos. Y como siempre los más peligrosos y villanos son los carnívoros, que además de gigantes tienen dientes filosos y un apetito voraz.

Otro de los aspectos que hace interesante a esta novela es la lucha de profesionales y de la comunidad mapuche por preservar el territorio y la cultura del lugar, frente a los intereses inescrupulosos de ciertos políticos. También que los científicos y los niños toman decisiones acertadas ante el descubrimiento. Respetan a esas criaturas, no tratan de hacer negocio con ellas, ni experimentar a toda costa. La ciencia tiene que estar al servicio del conocimiento para enaltecer al ser humano como parte de un ambiente, no para transformarlo en su destructor.

Esta novela de aventuras fue editada por Editorial Estada y forma parte de la colección Azulejos Rojos. Recomendada para lectores avanzados. 

miércoles, 12 de febrero de 2020

La mujer del sombrero azul, de Norma Huidobro

"La mujer del sombrero azul", de Norma Huidobro, es una novela policial que hace referencia a una impactante novela de policial negro: "La dama del lago", de Raymond Chandler. Si bien Huidobro toma una idea, su policial no tiene como trasfondo la corrupción del aparato policial.



La historia comienza con un hecho que podría haber pasado desapercibido para otra persona. Paloma, una chica de trece años, observa por la ventana a una mujer vestida con un tapado gris y un sombrero azul que, en pleno invierno, se sienta a leer un libro. Poco tiempo después, un hombre aparece en escena, sube por la fuerza a la mujer en un auto y arroja el libro a un tacho de basura. Paloma decide bajar y buscar el libro. Presiente que se trata de un secuestro y ese libro puede indicar el paradero de la mujer. La policía no está implicada en el caso, más bien sin muchos datos e interés, se desentiende. Por lo que Paloma, su tío y tía deberán hacerse cargo de la investigación. A medida que avanza la historia aparece un miembro de la fuerza policial para ayudar. Pero la misma autora se encarga de describir a ese inspector como alguien que no parece policía. En el libro se percibe desconfianza hacia las instituciones y procedimientos pero no al estilo Chandler. En todo caso, este inspector será necesario para terminar con una investigación concluida, sacar fuera de peligro a nuestras heroínas y dar una explicación más detallada sobre cómo funcionan este tipo asociaciones criminales.

La novela fue editada por Sudamericana. Recomendada para lectores expertos.

sábado, 8 de febrero de 2020

Fantasía y Terror en Cuerno Callado, de Victoria Bayona

"Fantasía y Terror en Cuerno Callado", de Victoria Bayona, es un libro que reúne varios relatos que tienen unidad: sus personajes y el escenario en donde ocurren los hechos.


Bayona nos transporta a un mundo de fantasía. Viajamos a Cuerno Callado, un pueblo que tiene ese nombre por una historia muy triste que nos es contada. Continuamos esa travesía con dos relatos de terror: El señor Fuentes y El niño de las avispas. Las dos historias revelan un drama familiar. Luego,  con Amelia y El hacedor de velas aparece una llama de esperanza, que puede apagarse por un peligro inminente. Finalmente, El capitán fantasma termina de mostrarnos uno de los miedos más mundanos: el miedo a la soledad. Con esta historia se le da cierre a las otras.

Al final de todo, Victoria Bayona cuenta cómo creó el libro. Ella escribió un cuento en honor a una persona muy querida por ella y luego fue enlazando las historias. Me gustó mucho que lo haya contado y que se haya animado a ampliar ese cuento. En primer lugar, porque si bien los artistas nos transmiten sus emociones con sus ficciones, no está mal tener un discurso más directo y claro sobre lo que sienten cuando pierden a un ser querido. Y por otra parte, porque el final que le da a esta historia me parece muy adecuado. Pensar en compartir la vida con alguien que uno quiere, en cualquier situación, incluso después de la muerte, pensar en los mares de la eternidad, me resulta muy conmovedor y un buen final.

Y sí, Victoria, haber elegido a Fernando Falcone para que ilustrara este libro fue un gran acierto porque aporta su sensibilidad. Se nota que ha hecho una lectura atenta de los textos y que le ha puesto dedicación. La estética del libro en general es un gran acierto. 

El libro fue publicado por Gerbera Ediciones

viernes, 7 de febrero de 2020

Los buscadores del Tuyú, de Mario Méndez

"Los buscadores del Tuyú", de Mario Méndez, es una novela de aventuras, que además de la camaradería y amistad de unos jóvenes aventureros, contiene una leyenda sobre un naufragio y un tesoro, sumado a la historia sobre el vínculo entre "Los Pampas" y Francisco Ramos Mexía, quien fue mediador en el tratado de Miraflores que establecía una convivencia pacífica entre Buenos Aires y el territorio habitado por indígenas. 

Tres muchachos, junto al abuelo inglés de uno de ellos, se embarcan en una gran aventura. El disparador es una leyenda. Se dice que la goleta Roswell se hundió en costa argentina y que su capitán, Sothern, se quedó allí para recuperar su tesoro. El equipo comenzará su búsqueda en libros y recortes de diarios para pasar a una expedición en un viaje a la costa Atlántica. 
La investigación va tomando su rumbo, navega en aguas seguras y en aguas bravas. No son los únicos que buscan el tesoro. Y hasta se desconfía de que lo haya. Los protagonistas de esta historia se harán varias preguntas e hipótesis. Hasta que todo va tomando su cauce. 

La narración de la historia se ajusta más al trabajo de buscadores de tesoros de verdad, es decir, no tiene muchas escenas de acción, solo lo justo y necesario. Como mencioné anteriormente, al tener un poco de todo, no necesita caer en golpes efectistas para volver interesante al relato.

El libro contiene ilustraciones de Pez. Por cierto, me gusta mucho la tapa y su poder de síntesis. Y fue editado por Norma. 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...