martes, 15 de mayo de 2018

La leyenda de los invencibles, de Horacio Convertini

Hay que tener cuidado cuando uno elige un nombre para una banda de rock o para un equipo de fútbol porque puede que el nombre sea demasiado poco para un éxito inesperado o demasiado presuntuoso para el desempeño real. Y esto lo digo porque quien lee "La leyenda de los invencibles", de Horacio Convertini, sabe que el mote de "Invencible" no se lo podría poner ni Messi y que para un equipo de fútbol de barrio, con una performance llena de buenos intentos y nada más que eso, da para la gastada. Además, invencibles rima con inservibles. A cualquier pibe, con un poco de imaginación, se le podría ocurrir. 


Un grupo de amigos, un viejo con ganas de revivir su juventud y de ayudar a los pobres pibes, siempre funciona. "Karate Kid", "Cuidado, Hércules vigila", son demostraciones de que la cosa funciona y que son historias aptas para repetir y repetir como el helado, que a nadie lo cansa. Porque la infancia llena de amigos e ilusiones siempre gana. Cuando hay equipo y esperanza, no te digo que son invencibles, pero si indispensables para vivir un sueño y convertirse en parte de la famosa canción del mundial 90.

Este es un libro de fútbol señores, donde se transpira la camiseta y se lustran los botines. Donde cualquiera que entrena puede jugar mejor, respetando la democracia del fútbol: cualquier tipo de cuerpo puede jugar (alto, bajo, flaco, morrudo). Y es un libro de amistad, de esos momentos de la vida que se extrañan de adultos y se tratan de recordar en una asado, con los amigos del primario, y ya sin mucho estado para jugar un picadito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...